Mejora la circulación de tus piernas

Mejora la circulación de tus piernas

Aunque la mala circulación sanguínea es un problema durante todo el año, es en verano, con el aumento de las temperaturas, cuando tiende a empeorarse, provocando una mayor retención de líquidos especialmente en las piernas. Por eso te damos algunos consejos para mejorar la circulación de tus piernas. ¡Toma nota! 

Existen diferentes factores, como la alimentación o los hábitos de vida, que pueden afectar a la circulación sanguínea especialmente de las piernas, por lo que es importante tener en cuenta algunos consejos para reactivarla, evitando problemas mayores y mejorando sin duda nuestra calidad de vida.

1. Masajes

Es importante que para reactivar la circulación de nuestras piernas nos realicemos un masaje desde la rodilla hasta el tobillo que estimule la circulación y mejore el retorno de la sangre. Este masaje, además, reducirá y evitará la acumulación de líquidos disminuyendo la pesadez de las piernas y haciendo un efecto drenante en ellas.

2. Calzado y vestimenta

Aunque puede parecer una nimiedad, es aconsejable no usar zapatos con un tacón muy alto para favorecer la circulación de la sangre. Por otro lado, las medias o los pantalones demasiado ajustados también empeoran la circulación y agraban la sensación de pesadez.

3. Frío

Para que la circulación de la sangre se estimule al final del día es aconsejable alternar el agua fría y el agua caliente en las duchas, acabando siempre en fría para reactivarla. Además, estos cambios de temperatura aliviarán mucho la sensación de pesadez, especialmente si los aplicamos desde las pantorillas hacia arriba.

4. Alimentación

Por supuesto, como todo lo que tiene que ver con nuestro cuerpo, la alimentación tiene mucha importancia. Para mejorar la circulación de las piernas es conveniente incluir en nuestra dieta alimentos ricos en potasio, como frutos secos o plátanos, fibra y alimentos ricos en vitamina B, como las setas, y en vitamina C como los cítricos. Por supuesto, reducir las grasas y la sal todo lo posible, ya que retienen líquidos y nos hacen sentir más pesadez.

5. Ejercicio y actividad física

Por último, no podemos mejorar la circulación de nuestra sangre sin realizar una rutina de ejercicios diarios que mejore físicamente la circulación de la sangre de nuestras piernas. Andar, nadar, bailar o ir en bici pueden ser de gran ayuda para mejorar el estado de nuestras piernas. Si, como es normal, pasas muchas horas sentado en la oficina, puedes realizar distintos ejercicios que reactiven la circulación pese al sedentarismo. Prueba a caminar de puntillas, mover y destensar los dedos o elevar los pies para que se favorezca la circulación.

Si con todo y con esto aun padeces pesadez y sientes las piernas hinchadas o con varices, existen diferentes complementos alimenticios que, compuestos de vitaminas y plantas como el mirtilo, el saúco o el rusco, mejoran la circulación venosa y alivian la sensación de pesadez de las piernas a la vez que protegen las paredes de las venas.

Deja un comentario