Carreras populares de 5 km… si estás empezando a correr

Carrera myBodyStores

El tobillo choca contra el asfalto y te impulsa, tus piernas avanzan sin tregua, las zancadas se alargan y  te sientes libre. De todas estas sensaciones se puede disfrutar cuando se corre. Si tú lo haces desde no demasiado tiempo te proponemos un nuevo aliciente: participa en una carrera popular de 5 kilómetros y constata los frutos de tu esfuerzo.

Estos eventos presentan una distancia sumamente asequible. Incluso una persona con una forma física aceptable -como consecuencia de la práctica de otras modalidades deportivas y demás, pero que no se haya preparado para este tipo de competición- podría superarla sin más problemas que pequeñas molestias en las extremidades inferiores la semana posterior al acto.

Ten en cuenta que esta primera carrera será determinante e incidirá de manera especial sobre tu motivación posterior a la hora de calzarte las deportivas. No pierdas de vista que un mal día lo tiene cualquiera, pero lo habitual es que veas recompensada tu tenacidad y esfuerzo. Así, este breve recorrido será el punto de partida y el desencadenante de otras competiciones más largas, una forma mediante la que sentirse realizado e intentar superarse.

Correr estos 5 kilómetros es relativamente fácil pero tendrás que seguir algunos de los consejos que a continuación te proponemos.

Además de llevar el equipamiento adecuado -tanto ropa, como zapatillas y otros complementos- el entrenamiento adecuado será fundamental.

Se recomiendan entre dos y tres meses de entrenamiento previo para llevar a cabo una carrera de 5 kilómetros en unos tiempos satisfactorios. Lo ideal sería calzarse las running entre 3 y 4 veces por semana durante al menos una hora.

Combina distintos modos de prepararte: carrera, caminata y trote.

Descansa el día anterior correctamente: dormir las horas necesarias y tener un sueño de calidad para restablecer tus energías.

Si conoces el recorrido de la carrera, busca entornos similares para correr, tu cuerpo funcionará por inercia y no tendrás que estar tan pendiente del camino, quedándose la cabeza libre para manejar la adrenalina de la mejor manera posible.

Errores:

Aleja de tu mente pensamientos del tipo: “no puedo”, “soy muy lento”, “debería haber entrenado más”, “todos son mejores que yo”. Cada persona tenemos una predisposición genética y unas características que nos permiten adaptarnos a la carrera de un modo u otro. No te tortures y disfruta de tus logros.

No te excedas la semana previa a la competición: el sobreentrenamiento podría ocasionarte alguna lesión y todos tus esfuerzos habrán sido en balde.

Escucha a tu cuerpo, merece la pena parar a tiempo que exponerse a roturas, desgarros, etcétera.

Aliméntate correctamente: una dieta con el porcentaje de nutrientes necesario para la recuperación muscular resultará fundamental. Evita los sólidos una hora antes de la carrera.

Hidrátate: decantarse por las bebidas isotónicas es una buena opción, pues con la sudoración también perdemos, además de agua, otros minerales imprescindibles para nuestro organismo. Entre ellos se encuentran el sodio, el magnesio y el calcio. Recuerda beber antes, durante y después de la carrera.

No estrenes ninguna prenda, no sabes si te rozará con el movimiento.

Evita las distracciones y tampoco te estreses si el resto te adelanta. Siempre habrá alguien que corra más que tú.

En definitiva: una carrera de 5 kilómetros es el evento ideal para quienes desean iniciarse en las competiciones running pero que todavía no hace demasiado tiempo que corren. Pruébalo y cuéntanos cómo te sienta a ti.

Deja un comentario