Alimentos que no se llevan bien con el congelador

Cosas que no debes meter en el congelador

¿Hacemos un buen uso del congelador? Creemos que lo conocemos bien, pero aún a día de hoy seguimos cometiendo errores de principiante en lo que a conservación de alimentos se refiere, y es que hay algunos que nunca deberíamos congelar, por muy raro que nos parezca. A continuación veremos ocho de ellos.

Huevos con cáscara

Como ya sabrás (quizá por experiencia propia) cuando se congela algo líquido es conveniente dejar espacio vacío en el recipiente, porque al solidificarse aumenta de tamaño y lo más fácil que puede ocurrir si no has sido precavido es que el recipiente se rompa o estalle por algún lado. Pues bien, esta lección bien aprendida es aplicable también a los huevos: nunca los metas al congelador, a no ser que desees encontrarte una explosión de huevo maloliente la próxima vez que lo abras.

Ensaladas

Si quieres comer ensaladas frescas, aléjalas del congelador, si no lo único que conseguirás es que se marchiten  y reblandezcan, perdiendo además completamente su sabor. Para conservarlas en perfecto estado en la nevera durante más tiempo prueba este truco: mete un papel de cocina o una servilleta de papel en la bolsa donde la guardes, de este modo se absorberá la humedad y así se conservará más tiempo.

Frutas y verduras crudas

Tanto las frutas como las verduras se suelen quedar flácidas y pastosas al descongelarlas, y el motivo es su alto contenido en agua, que se convierte en hielo al meterse en el congelador y que provoca que éstas no regresen a su estado original.

Patatas crudas

Al tener tanta agua, sucede lo mismo que con el caso anterior, no se quedarán comestibles cuando las descongeles.

Alimentos fritos

El rebozado crujiente de los fritos pasará a mejor vida si los metes al congelador, se volverá blando y húmedo. Lo que puedes hacer si crees que te va a sobrar es congelar el alimento todavía crudo, antes de freírlo (ya con el rebozado puesto), de manera que cuando quieras comerlo no hará falta que lo descongeles, podrás freírlo directamente, y así disfrutar de su textura crocante.

Leche

Al descongelar la leche comprobarás que se ha llenado de grumos, por lo que no es muy aconsejable si la quieres beber directamente. Si se trata de leche para cocinar, no obstante, sí se puede usar leche descongelada (debe descongelarse en la nevera durante varias horas).

Crema agria

No congeles nunca la crema agria, acabarás arrepintiéndote. La razón es que al descongelarla se corta, por lo que el resultado es bastante desagradable.

Yogur

No es lo mismo yogur helado que congelado. Si lo que quieres es el primero, no optes por meterlo al congelador, se convertirá el algo que no querrás llevarte a la boca, pues estará cortado y además habrá cambiado su textura por otra mucho menos apetecible.

Y otras recomendaciones a tener en cuenta: asegúrate de consumir los alimentos del congelador antes de nueve meses, descongela éste cada cierto tiempo y cerciórate de que se ha enfriado bien el alimento antes de meterlo en el congelador.

Deja un comentario