Colesterol bueno vs Colesterol malo. Aprende a diferenciarlos

colesterol
Uno de los principales valores que debemos tener en cuenta a la hora de interpretar un análisis de sangre es el famoso colesterol. Pero ¿sabías que el cuerpo necesita una dosis concreta de colesterol para que funcione adecuadamente y que existen 2 tipos?  Te resolvemos todas tus dudas de forma muy concreta y sencilla para que sepas diferenciarlos. ¡Sigue leyendo!

¿Qué es el colesterol?

El colesterol es una sustancia de tipo grasa que se encuentra de forma natural en todo nuestro organismo, el cual necesita determinada cantidad para su correcto funcionamiento.

Existen 2 fuentes de origen:

– Fuente externa: el colesterol que aparece en nuestro organismo a través de la dieta, principalmente por el consumo de alimentos derivados de animales, como huevos, lácteos y carnes.

– Fuente interna: el colesterol que produce el propio organismo, siendo el hígado el principal órgano productor, además del intestino, los testículos y los ovarios.

Tipos de colesterol, ¿cuál es el ‘bueno’ y cuál es el ‘malo’?

Es bien sabido por todos que existen 2 tipos de colesterol, comúnmente conocidos como ‘bueno’ y ‘malo’, pero lo que no está tan claro es en qué se diferencian.

Ambos tipos son necesarios para que el organismo realice sus funciones correctamente, y son transportados por la sangre a través de lipoproteínas. Sin embargo, la cantidad de uno y de otro va a determinar el estado de salud de nuestro cuerpo.

Los 2 tipos que existen son los siguientes:

– Colesterol LDL, más conocido como colesterol ‘malo’, está asociado a la lipoproteína de baja densidad (LDL), cuya principal función es llevar el colesterol desde el hígado hasta el resto del organismo.

– Colesterol HDL, o colesterol ‘bueno’, está asociado a la lipoproteína de alta densidad (HDL), y se encarga de recoger el colesterol de los tejidos para llevarlo hasta el hígado.

En una situación normal el cuerpo tiene la cantidad necesaria de cada tipo de colesterol, de forma que circula sin problemas por las arterias. Pero un aumento de colesterol LDL en sangre puede ser un factor de riesgo en el desarrollo de enfermedades cardiovasculares, pues hace que se formen placas de grasa en las paredes de las arterias dificultando así la circulación de la sangre, por eso se le conoce como ‘malo’. En cambio, el colesterol ‘bueno’ se conoce como tal porque no se acumula en las vías sanguíneas.

Además, el aumento del colesterol no suele manifestarse ni tiene asociado ningún tipo de síntoma, sólo es posible apreciarlo mediante un análisis de sangre, por ello es necesario realizar controles de vez en cuando. También hay que tener en cuenta los antecedentes familiares y el sobrepeso.

Si en uno de esos controles se detectan niveles altos en sangre es necesario realizar una dieta baja en grasas animales, consumir frutas y verduras, y practicar ejercicio, para mantener un buen estado de salud y reducir el colesterol. Y si esos niveles son demasiado elevados, puede que sea necesario tomar medicación específica para disminuirlos.

Por tanto, no debemos olvidar que aunque ambos tipos de colesterol, los cuales ya tenemos bien diferenciados, son necesarios para el buen funcionamiento de nuestro organismo, hay que controlar los niveles de colesterol en sangre para evitar posibles problemas de salud.

2 Comments

  1. Pingback: El mango aficano, el mejor complemento para adelgazar

  2. Pingback: El salvado de avena. Conócelo a fondo

Deja un comentario