Cómo dormir bien y conciliar un sueño reparador

Pasamos aproximadamente el 33% de nuestra vida durmiendo y no nos damos cuenta… ¡hasta que no podemos dormir! Y es que dormir poco no es bueno porque: nos estresa, debilita nuestro sistema inmune y nos predispone a enfermar, nos descontrola el apetito y afecta a la consolidación de nuevos conocimientos.

¿Qué nos regala el sueño y lo hace tan necesario?
– Protege tu corazón. Los que duermen menos de 6 horas tienen un 48% más probabilidades de padecer enfermedades del corazón y un 15% de tener un accidente cerebro-vascular.
– Evita pérdidas de memoria.
– Ayuda a adelgazar. Tener buenos ciclos de sueño regula mucho la pérdida de peso, igual que comer 5 veces al día, porque actúa activando el metabolismo.
– Libera la hormona del crecimiento.
– Nos hace más felcies porque influye directamente en nuestra calidad de vida

¿Cómo conciliar un buen sueño?
– El cerebro tiene que identificar la cama con dormir, no utilices el momento de acostarte para ponerte a trabajar o leer en la cama.
– La oscuridad hace que el cuerpo produzca más melatonina, por consiguiente, baja bien la persiana y cierra la puerta para favorecer ese ambiente.
No comer mucho antes de acostarse porque podemos tener problemas de mala digestión, pero tampoco muy poco, porque el hambre no nos dejará dormir.
– Establecer una rutina de descanso (en un buen colchón, en una habitación ventilada, tranquila…)
– Y la receta de las abuelas, un buen vaso de leche con galletas.

¿Y por qué un vaso de leche con galletas?
Pues porque es la combinación perfecta, ya que tanto los cereales como la leche son alimentos ricos en triptófano, el aminoácido encargado de sintetizar la hormona melatonina, sustancia implicada directamente en el sueño.
Todos los alimentos que contienen triptófano, serotonina o melatonina, son idóneos para tomarlos al anochecer o en la cena (plátanos, cerezas, los cereales, el tomate, la lechuga, el pescado, los frutos secos o los frutos rojos) y deben evitarse frutas ricas en vitamina C como la naranja o el kiwi, bebidas como el té o el café o carnes rojas y embutidos ricos en tiroxina y que son excitantes.
¡Pero ojo! Si nos sobra peso utilizaremos únicamente el vaso de leche, ya que por la noche cereales o galletas nos aportan demasiados hidratos de carbono que no vamos a quemar.

La melatonina
Es una hormona que se encuentra de forma natural en el cuerpo, la llaman “La hormona de la oscuridad”, pero hay personas que producen muy poca cantidad, por eso es muy interesante utilizar suplementos nutricionales que la contengan.
Esta hormona nos va ayudar a conciliar el sueño en menos tiempo y contribuye a mejorar la calidad del descanso.

Usos de la melatonina y quien no puede tomarla:
Los usos de la Melatonina son múltiples y para grupos de población muy variada:
– Ajusta el reloj interno del cuerpo, para el “Jet lag”
– Ayuda a personas ciegas a establecer un ciclo de vida de día y noche.
– Para niños con problemas de sueño y patologías tipo autismo, parálisis cerebral o retraso mental.
– Reduce ansiedad antes de una cirugía.
– Para personas mayores que toman medicamentos llamados benzodiacepinas, les ayuda a conciliar el sueño mejor.
– Disminuye síntomas de nerviosismo e insomnio en personas que están dejando de fumar.

Personas que NO deben tomar melatonina:
– Embarazadas y mujeres lactantes.
– Diabéticos tampoco, porque aumenta los niveles de azúcar en sangre.
– Por último, las personas que estén tomando fármacos para controlar la hipertensión tampoco deben tomarlo porque porqué les puede subir la tensión.

Deja un comentario