¿El metabolismo nos hace perder peso?

El metabolismo nos hace perder peso

Mucho hablamos y oímos del metabolismo, de cómo lo podemos utilizar para quemar grasa y mantener nuestro peso a raya, sin embargo, ¿es el responsable último de nuestro peso? Os contamos todo sobre qué es el metabolismo, cómo funciona en nuestro control de peso y cómo acelerarlo de manera natural.

“Tengo que conseguir un metabolismo alto que queme todas las reservas de grasa que tengo”. Esa es la idea que muchos tienen acerca del metabolismo y que, si bien tiene algo de cierto, esconde muchos “peros”. Para empezar, debemos saber qué es exactamente el metabolismo y cómo funciona.

El metabolismo es un proceso corporal mediante el cual nuestro cuerpo convierte todo lo que consumimos -menos el agua- en energía. Este proceso se traduce en que las calorías de la comida se combinan con oxígeno para liberar la energía necesaria para hacer que nuestro cuerpo funcione. Así, cada pequeño cambio o movimiento de nuestro cuerpo (consciente o inconsciente) tiene su origen en la energía que deriva del metabolismo. La respiración, los latidos de nuestro corazón, la circulación de la sangre, el movimiento de nuestras hormonas… todo, absolutamente todo lo que sucede en nuestro cuerpo requiere de esa energía.

Una vez entendido qué es el metabolismo, es fácil pensar que es el encargado de quemar todas esas calorías y que, por consiguiente, es el “culpable” de que engordemos o adelgacemos, y en cierto modo es así. Sin embargo, también lo es que para mantener un peso saludable hay que mantener un equilibrio entre las calorías que ingerimos y las que quemamos, independientemente de nuestro metabolismo. De hecho, es curioso -y desconocido- que nuestro metabolismo se esfuerza en quemar esas grasas que nos sobran y que suele ser más alto en personas con sobrepeso que en personas que llevan una dieta extrema. En estas últimas tiende a entrar en “modo de supervivencia” y a acumular la comida que se ingiere en forma de grasa para asegurarse de mantener activos los procesos del cuerpo. Una acción que hace que nuestro cuerpo entre en reserva y que provoca que no perdamos ni un gramo pese a estar comiendo muy poco.

Y es que nuestro cuerpo es sabio y lo que hay que hacer, más que pretender que nuestro metabolismo se encargue de nuestro peso, es tomar las riendas y mantener un equilibrio calórico. ¿Cómo? Bajando las calorías que consumimos o incrementando su quema a través de ejercicio.

Si bien no podemos controlar el nivel de actividad de nuestro metabolismo, sí podemos estimularlo a través de diferentes ejercicios:

  1. Haciendo ejercicio aeróbico, es decir, subiendo y bajar escaleras, andando, bailando… Actividades que hacemos cotidianamente y que pueden poner a trabajar nuestro metabolismo.
  2. Haciendo ejercicios de fuerza, es decir, practicando ejercicio con pesas o bandas elásticas (incluso con nuestro propio cuerpo como en el caso del TRX) para activar nuestro metabolismo no solo mientras lo hacemos sino hasta horas después.

En definitiva, controlar bien el equilibrio entre lo que consumimos y quemamos para que nuestro metabolismo no tenga que hacer todo el trabajo. ¡Ayúdale!

Deja un comentario