¿Vegetariano? No te pierdas las verduras más proteicas

verduraproteica1

¿Defensora de los animales, harta de comer siempre lo mismo o,  simplemente, empecinada por perder esos kilos que te sobran? Tal vez sea el momento de probar con la dieta vegetariana. Pues bien, si estás deseando iniciarte en este mundo e, incluso, si ya eres uno de ellos, no puedes dejar de lado las proteínas que, por desgracia, suele ser más difícil obtener mediante este tipo de alimentación. Hoy te lo ponemos fácil: conoce las verduras más proteicas y no pongas en riesgo tu salud.

Pero ¿por qué son tan importantes las proteínas? Son las encargadas de hacer posible el mantenimiento y crecimiento de los tejidos de nuestro organismo, desde los órganos internos y los músculos, hasta la piel y las uñas, entre otros. Además, su papel es fundamental en la formación de algunas hormonas como la testosterona e intervienen en la creación de anticuerpos y enzimas sin las cuales nuestro cuerpo no podría realizar sus funciones más básicas. Su carencia puede provocar un déficit muscular, sensación de fatiga, un sistema inmunológico precario, y un largo etcétera de complicaciones. De hecho, cuando no ingerimos una cantidad adecuada de proteínas, el organismo las obtiene de los músculos para poder seguir protegiendo los órganos. Así, si eres vegetariano, no puedes perderte algunos de los vegetales cuyo porcentaje de proteínas te ayudarán a cuidar tu salud.

Empezaremos por algo sencillo: lentejas, alubias, sésamo, guisantes, garbanzos, espinacas, champiñones, levadura de cerveza, avena. Seguro que ya los utilizas en tu cocina y no te causa ningún dolor de cabeza incluirlos en tu dieta. Sin embargo, si lo que quieres es innovar y probar cosas nuevas, te proponemos algunas que tal vez tengas que ir a buscar a la herboristería:

  • Soja: la más conocida y la más proteica. Aporta proteínas completas, esto quiere decir que contiene todos los aminoácidos esenciales para que el cuerpo realice todas sus funciones. Yogures, zumos, brotes, soja verde, leche, tofu, y hasta frita; la variedad de formas en la que la puedes consumir son muchas. Infórmate antes de cocinarla, su sabor puede variar enormemente.
  • Semillas de chía: las puedes añadir a casi cualquier plato, aportándole un toque crujiente distinto. Son una auténtica maravilla pues contienen fibra, manganeso, ácido alfa-linoleico, fibra y proteínas.
  • Tempeh: similar a un fruto seco, aporta una gran cantidad de fibra, calcio y, por supuesto, proteínas. Tiene un sabor muy agradable y su calcio se asimila mucho mejor  que el de la leche de vaca, por ejemplo.
  • Seitán: por su textura, se dice que es la carne de los vegetarianos. Incluso aporta más proteínas que una pechuga de pollo. Un sólo inconveniente: está muy salado.

No dejes de probarlos y contarnos cómo los has incorporado a tus platos, será un placer.

Visto todo esto, tampoco podemos dejar de recordar que tu estado de salud dependerá también y en gran medida de tus hábitos. Es decir, el cuerpo de un deportista joven no tiene las mismas necesidades proteicas que el de un adulto joven. Por otra parte, existen varias clases de vegetarianos, entre ellos los veganos, que se abstienen de consumir cualquier producto de origen animal. Si este es tu caso, no pierdas de vista de dónde obtienes las proteínas; en caso contrario podrías enfrentarte a grandes carencias nutricionales.

Consulta siempre con el especialista antes de iniciar cualquier tipo de dieta, come sano y equilibrado, no te obsesiones y, disfruta de tu cuerpo.

Deja un comentario