La auténtica New York Cheesecake en tu cocina

La auténtica New York Cheesecake en tu cocina

La New York Cheesecake es una de las tartas más conocidas en la repostería americana y también una de las más apreciadas en todo el mundo, y es que son pocos los que no se rinden ante tan suculento postre.

Ahora que comienzan las vacaciones de Semana Santa y las reuniones familiares son más habituales, podemos aprovechar para  sorprender a los nuestros preparando un delicioso postre. La receta de esta tarta de queso es sencilla y, además, muy agradecida. ¿A qué esperas para disfrutar de este delicioso manjar?

 

Ingredientes

  • 100 g de galletas tipo “digestive”.
  • 60 g de mantequilla.
  • 600 g de queso de untar (tipo “philadelphia”).
  • 100 ml de crème fraîche (o un yogur tipo “griego”).
  • 160 g de azúcar.
  • 2 cucharadas de harina de repostería.
  • 3 huevos.
  • ½ limón.
  • Una pizca de vainilla.
  • Mermelada de fresa o frambuesa (opcional).

 

Preparación

Antes de comenzar a preparar nuestra New York Cheescake es necesario tener en cuenta que deben disponerse de varias horas antes de servirla, pues debe dejarse enfriar a temperatura ambiente tras sacarla del horno y después dejarla reposar en la nevera, por eso lo más recomendable es prepararla el día anterior.

Lo primero que debe hacerse es precalentar el horno a 200ºC. A continuación, preparar la base de galleta. Para ello, se trituran las galletas en la batidora, hasta que estén bien molidas. También pueden meterse las galletas en una bolsa e ir rompiéndolas con un rodillo.

Seguidamente, calentar la mantequilla en el microondas durante 30 segundos, para que se derrita. Unir la mantequilla con las galletas trituradas, hasta que quede una pasta homogénea.

En un molde, previamente recubierto con papel de horno, se vierte la mezcla y se extiende con una espátula hasta dejarla uniforme. Dejarlo enfriar en la nevera.

Para preparar el relleno, batir el queso crema en un bol grande con unas varillas y añadimos el azúcar, la crème fraîche (o el yogur), la vainilla, el zumo de medio limón y la harina. Se bate todo hasta obtener una crema y se van añadiendo los huevos de uno en uno, procurando que coja la masa coja la menor cantidad de aire posible.

A continuación, sacar el molde de la nevera y añadir la crema creada sobre la base de galleta.

Se introduce la tarta en el horno durante 10 min a 200ºC y posteriormente se baja la temperatura a 90ºC, para hornearla durante aproximadamente 30 minutos más. Con el horno apagado, dejar la tarta dentro durante varias horas, hasta que se enfríe y esté a temperatura ambiente, para seguidamente meterla en la nevera hasta que esté fría.

Aunque así sola está ya deliciosa, si se prefiere, puede cubrirse con mermelada de fresa o frambuesa, o también con frutas naturales, como más os guste.

¡Que aproveche!

Deja un comentario