Receta de solomillo de cerdo con salsa de castañas

Receta - Solomillo con salsa de castañas

Si tuviéramos que pensar en un alimento propio del otoño muchos pensaríamos directamente en la castaña, un fruto que desde que empieza la temporada nos acompaña tanto en la calle como en casa, principalmente a la hora de la merienda. Sin embargo, hay muchas otras maneras de disfrutar de las castañas. Os enseñamos una receta increíble con este fruto como gran protagonista. 

Y es que pudiendo disfrutar de las castañas también en los menús más elaborados, ¿por qué no hacerlo? Tomad nota de esta deliciosa receta de solomillo de cerdo con salsa de castañas.

Para hacerla necesitaremos estos ingredientes:

  • 2 solomillos de cerdo
  • 1 puerro mediano
  • 200 gramos de castañas
  • 1/2 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • aceite de oliva, sal y pimienta molida
  • brandy o vino dulce

Modo de preparación: 

Lo primero que debemos hacer es preparar las castañas para ir haciendo poco a poco la salsa. Para ello, quitamos la cáscara de las castañas y las ponemos a hervir durante 10 minutos aproximadamente, tiempo suficiente para que se ablanden y se pueda quitar la segunda piel mucho más fácilmente sin romperlas.

A continuación, salpimentaremos el solomillo y lo sellaremos en una sartén con aceite a fuego alto y dos dientes de ajo. Doramos el solomillo dejando que el interior quede rosado y añadimos el vino dulce o el brandy, removiendo bien la sartén para que el jugo se reparta bien. Una vez reducido el alcohol, reservamos y preparamos la salsa.

Para ello necesitaremos poner a calentar 5 cucharadas soperas de aceite a fuego medio y añadiremos el puerro y la cebolla bien picados. Cuando el sofrito esté listo, añadiremos las castañas troceadas y lo removeremos bien con medio vaso de vino, un vaso de agua y una pizca de sal. Dejamos cocer 5 minutos aproximadamente. Cuando esté todo cocido, trituramos la salsa y lo colamos para que no queden trozos.

Et voilà. Ahora solo tendremos que servir el solomillo y añadir un poco de salsa al plato, reservando el resto para los que quieran añadirse más.

Una buena manera de aprovechar las castañas que tanta energía nos dan y tan ricas están, ¿verdad?

Deja un comentario