Aceites eróticos para masajes, ¿los has probado ya?

Aceites de masaje

Dos de los grandes placeres de la vida, al menos de la mía, son los masajes y el sexo. Disfrutar de un buen toqueteo descontracturante y quedarte con la espalda o los pies nuevos es una gozada…y del sexo no hace falta hablar. ¿Qué pasa entonces si combinamos ambos? Que el resultado es la bomba: el masaje erótico. Y qué mejor para hacerlo que los aceites específicos. Hoy te hablamos de ellos.

¿Por qué aceite? Muy sencillo, resulta básico para que la piel y las manos se deslicen más suavemente, sin impedimentos. Además, te hidrata y, a diferencia de las cremas, se absorbe más lentamente, evita los residuos, etcétera. Lo mejor de ellos: que han sido tratados para contener feromonas.

La variedad es amplia y muchos de ellos son comestibles. Los hay de chocolate para los más golosos, de manzana para los tradicionales, y hasta de melón, ideal para el verano. El de papaya y aguacate se encuentran entre los preferidos. Los encontrarás tanto en sexshops como en herboristerías, donde los olores más frecuentes son el de jazmín, la rosa, el jengibre, el almizcle, el clavo y la vainilla; todos ellos con un gran poder afrodisiaco. También los hay con efecto calor y efecto frío.

Como habrás deducido, mediante el masaje estamos estimulándonos mediante el tacto, sino también por el olfato y el gusto. Estos últimos, pueden llegar, incluso, a transportarte a otros momentos apasionados, tal es su poder. No olvides tampoco la vista, sí, la del masajista, que observa el cuerpo de su amante en toda su plenitud, mientras disfruta de sus reacciones, de su esplendor. La luz tenue de unas velas crea sombras y recovecos que harán volar tu imaginación. Escoge una música agradable para tener el “pack completo de los sentidos”

Recuerda calentarlo previamente entre tus manos y no lo apliques directamente. Evitarás ruidos embarazosos y más de un respingo si está frío. Un pequeño truco: no empieces por las zonas más erógenas, ve de menos a más y hazle estremecerse de puro placer.

Deja un comentario