Ejercicios Kegel para mejorar tus relaciones íntimas

Los ejercicios Kegel mejoran la calidad de las relaciones sexuales

Que la zona vaginal se relaja y afloja con los años es un hecho. Los partos son una de las principales causas por las que los músculos de la pared interna de la vagina pierden tonicidad y fuerza, pero también influye el paso de los años y la pérdida de colágeno que este hecho conlleva. El resultado suele ser una disminución del placer en las relaciones sexuales, por una menor fricción. Los ejercicios Kegel pueden ser un gran aliado si este es tu caso.

Puede ser que en relación a este tema hayas escuchado alguna vez hablar de los ejercicios Kegel, aunque no sepas muy bien de qué traten. Arnold Kegel fue un doctor y ginecólogo que a mitad del siglo pasado desarrolló unos ejercicios destinados a tratar la incontinencia urinaria y hacer más fácil el parto, a través de un fortalecimiento de los músculos pélvicos. No obstante, sus ejercicios han resultado asimismo útiles en el terreno sexual, siendo efectivos en cuanto al aumento del placer en las relaciones sexuales. Y es que una práctica regular de los ejercicios Kegel puede compensar esa falta de tonicidad en la zona vaginal y de este modo se consigue incrementar la calidad de tu vida sexual.

Para poner en práctica estos entrenamientos, lo primero que debes conocer es dónde se ubica el músculo de la plataforma pélvica: introduce un dedo en tu vagina (lávate antes bien las manos) y contráela igual que cuando retienes el flujo de la orina. Si al hacerlo sientes que los músculos aprietan el dedo, significa que tu suelo pélvico está en perfecta forma. Si no, practicando la rutina de ejercicios Kegel conseguirás que estén en buena forma. Te proponemos a continuación dos rutinas para que vayas practicando.

Ejercicio Kegel nº 1

Haz como que detienes la orina, contrae esos mismos músculos durante cinco segundos y relájalos a la vez que respiras suavemente. Repítelo 10 veces. Más adelante, cuando los músculos estén más fortalecidos, podrás ir aumentando los segundos de contracción, hasta los 20.

Ejercicio Kegel nº 2

Este ejercicio consiste en contraer y relajar los músculos lo más rápidamente que seas capaz, durante al menos dos minutos (cuando ya comience a costarte mucho trabajo puedes parar). Como el ejercicio anterior, puede irse incrementando el tiempo de este ejercicio, hasta llegar a 10 minutos.

Es muy importante que practiques estos ejercicios con la vejiga vacía, de lo contrario puedes debilitar los músculos pélvicos y tener más posibilidades de contraer una infección urinaria. Asimismo, tampoco debes hacer los ejercicios de Kegel mientras orinas, ya que también de este modo puedes acabar teniendo una infección.

Deja un comentario