El mundo de las fantasías sexuales

Las fantasías sexuales son la mejor manera de explicar que el orgasmo, como decimos siempre, se produce entre las orejas. 

Para empezar, las fantasías son una herramienta perfecta para combatir la rutina y aumentar nuestro deseo sexual, ya que nos permiten, tanto solos como en pareja, divertirnos y disfrutar.

También es importante saber que aunque cada persona tiene una fantasía y puede excitarse con ideas o pensamientos diferentes, hay determinadas fantasías que compartimos no solo con personas de nuestro mismo sexo, sino también con las del sexo opuesto.

¿Queréis saber cuáles?

Las fantasías más recurrentes entre las mujeres son:

  • Hacer el amor con un famoso.
  • Realizar alguna acción sexual considerada prohibida.
  • Sentirse forzadas a practicar una relación sexual.
  • Imaginarse como una prostituta.
  • Ser agresiva.

En cambio, las fantasías más comunes entre los hombres son:

  • Tener relaciones con otra mujer a la habitual.
  • Mantener relaciones sexuales con dos o más mujeres a la vez.
  • Ver a una mujer practicándoles sexo oral.
  • Ser dominante.
  • Ser violado por una mujer

Y por supuesto, las más comunes, independientemente del sexo:

  • Ver o ser vistos por otras personas.
  • Mantener relaciones sexuales en lugares públicos.

Y vosotros, ¿compartís alguna de las que os he contado?

Deja un comentario