La primavera la sangre altera

La primavera la sangre altera

¿Cuántas veces habéis oído este refrán? Millones, ¿verdad? Pero ¿sabéis exactamente cuál es su significado y por qué?

Su base es puramente cultural ya que durante muchos años las costumbres de nuestra sociedad han estado asociadas a la agricultura y era durante la primavera cuando los pueblos se llenaban de fiestas para celebrar las buenas cosechas, algo que traía un aumento de los índices de natalidad.

¿Os imagináis por qué?

Además de los momentos ociosos que tenían, el incremento de las horas de luz hacía disminuir la melatonina, encargada de regular, entre otros, nuestra sexualidad, y de aumentar a su vez la secreción de vitamina D. La presencia de esta vitamina está relacionada con mayores niveles de testosterona y, con ellos, se incrementa no solo la libido sino también la respuesta sexual.

La primavera, a su vez, favorece la secreción de hormonas como las feromonas, de las que os hablamos en este vídeo, la oxitocina y la dopamina, que son las encargadas de relacionarnos “instintivamente” entre ambos sexos. Esta sobredosis de energía favorece nuestra vida social: tenemos más ganas de salir, relacionarnos entre nosotros y lo que surja.

Esta estación del año nos hace despertar del letargo del invierno y nos empuja a disfrutar más de los rayos del sol, lo que nos provoca cambios hormonales que mejoran nuestras relaciones sociales y, por supuesto, sexuales.

Deja un comentario