Los errores más comunes de las mujeres en la cama

Errores de las mujeres en la cama

Porque el sexo no lo es todo en una relación pero sí una parte fundamental, debemos cuidarlo para que no se convierta en algo monótono y carente de emoción, y esto es tarea de ambos miembros de la pareja. ¿La clave? La comunicación y el respeto mutuo.

Si bien no nacemos siendo expertos en la materia, resulta imprescindible saber escuchar a nuestra pareja e intentar corregir aquellos errores que, la mayoría de las veces por desconocimiento, se cometen en las relaciones íntimas. ¿Quieres saber cuáles son algunos de los errores más frecuentes que cometen las mujeres en la cama?

No tomar nunca la iniciativa

Ser una mujer pasiva no suele resultar nada excitante para ellos, por ello es fundamental ser creativa de vez en cuando y no esperar que sea él quien tome siempre la iniciativa, puesto que a ellos también les gusta ser sorprendidos.

Caer en la rutina

No tengas miedo a innovar, a tu pareja le encantará que tomes la iniciativa en este aspecto y, además, refrescará vuestras relaciones sexuales. Es necesario probar cosas nuevas para que la rutina no se instale en la relación y acabe convirtiendo el sexo en algo monótono y rutinario.

Comparar

Las comparaciones son odiosas y, en este tema, todavía más. Ni qué decir tiene si lo haces refiriéndote a algún ex. Hacer comparaciones que le infravaloren tan sólo lograrán dañar su autoestima o su ego.

Manipular a tu pareja con el sexo

Utilizar el sexo como chantaje o como castigo no es para nada aconsejable, así  como tampoco lo es hacerse de rogar; sólo debéis practicarlo cuando os apetezca a ambos.

Centrarse sólo en una zona erógena

A veces nos olvidamos que, al igual que nosotras, los hombres también tienen varias zonas erógenas, pues el placer no sólo se concentra en los genitales. Zonas como el cuello, el abdomen o los pezones suelen resultarles muy placenteras. Explorar su cuerpo y descubre cuáles son las que más le excitan.

Hablar demasiado

No hay por qué estar callados durante el sexo, de hecho, decir frases excitantes puede ser una buena técnica para aumentar la pasión, pero desviarse del tema en cuestión puede jugaros una mala pasada y estropear la magia del momento.

Dar órdenes todo el tiempo

Es importante orientar a tu pareja hacia tus gustos y preferencias en la cama, no es muy recomendable esperar que sea él quien adivine qué te apetece en cada momento. No obstante, no debe caerse en el error de dar demasiadas órdenes.

Ceder siempre

Ceder en todo tampoco es la solución. No es necesario sacrificar el propio placer para hacer realidad los deseos de tu pareja, no debes hacer nada que no quieras sólo por hacer feliz a la otra persona. Está bien que pienses en que tu pareja disfrute, pero recuerda que el respeto mutuo (y sobre todo hacia uno mismo) es la base para una relación sana.

Preocuparse sólo por una misma

Ten siempre presente que en este juego sois dos, por lo que hay que tratar de no caer en el egoísmo y pensar también en la otra persona. Procurar el placer de los dos es la clave para una conexión óptima entre ambos.

Deja un comentario