Los errores más comunes de los hombres en la cama

Los errores más comunes de los hombres en la cama

Ni nacemos sabiendo hacerlo todo ni tenemos que ser adivinos. Lo ideal para conseguir ser un rey en la cama es preguntar y, sobre todo, escuchar. Para los más curiosos y motivados, aquí van algunos de los errores más comunes que comenten los hombres en la cama. 

Afortunadamente cada vez son más las parejas que basan su relación, también la sexual, en la comunicación. Transmitir y revelar gustos, fantasías y deseos es una apuesta segura para que ambos disfrutéis plenamente. Sin embargo, para esos detallitos que aun no os atrevéis a hablar, aquí van algunos de los errores más comunes que cometen los hombres en el sexo.

1) Dale a los preliminares. Uno de los principales problemas de los hombres es que se centran en la penetración olvidando por completo los preliminares, algo que para muchas mujeres es en sí mismo una relación sexual. Explorar el cuerpo de la pareja con besos y caricias es imprescindible para ir caldeando el ambiente y que ambos alcancéis el punto más álgido de la relación.

2) Con delicadeza… El clítoris es mucho más complicado -y delicado- que el pene. Contiene hasta 8000 terminaciones nerviosas y es una de las zonas más sensibles del cuerpo de la mujer, por no decir la que más, de manera que hay que tratarlo con cuidado y esmero.

3) No te obsesiones con según qué partes. El cuerpo de la mujer es erótico en sí mismo, no hace falta que os centréis en los genitales o los pechos para ponernos a tono. Las orejas, el cuello, las piernas, la espalda… Explorad todas las zonas erógenas y no os centréis en el “sota, caballo y rey”.

4) A todas nos gusta lo mismo. Nada más lejos. Cada persona es un mundo, dentro y fuera de la cama. Pensar que a todas las mujeres nos gustan o nos excitan las mismas cosas es pensar que somos más simples que un botijo. Para descubrir qué nos gusta solo tenéis que probar y, por supuesto, preguntar.

5) Esto no es una película porno. Pensar que una relación sexual debe parecerse en algo a una escena porno es no tener ni idea. Las películas XXX, como películas que son, son ficción y fantasía, y los actores, eso mismo, actores. Está bien que sea un recurso en pareja y que ambos intentéis imitar algunas escenas de mutuo acuerdo, pero no os obsesionéis con los tiempos, las posturas imposibles o las proporciones de lo que se ve en ellas.

Deja un comentario