Copa menstrual: la alternativa que mejor sienta a tu cuerpo y a tu bolsillo

Copa menstrual la alternativa que mejor sienta a tu cuerpo y a tu bolsillo

Hace un tiempo que llegó una nueva alternativa a las compresas y tampones: la copa menstrual, una elección más higiénica, económica y, además, ecológica. Descubre todos los motivos por los que merece la pena optar por este método.

Higiénica y saludable

La copa menstrual sustituye de forma más directa al tampón, pero ésta es lavable y reutilizable. Además, no produce malos olores, al contrario que sucede con los tampones o compresas.

Con respecto a su material, la copa menstrual se fabrica con silicona médica, un producto inerte que no desprende sustancias tóxicas y que al mismo tiempo no permite la proliferación de bacterias, incluso si se lleva puesta durante bastantes horas (puede llevarse hasta 12 horas seguidas).

Por otro lado, el uso de compresas y tampones puede provocar distintas enfermedades o problemas vaginales, como irritación por roce o la candidiasis, una infección bacteriana causada por la humedad y el ambiente cálido que genera la compresa. Igualmente, está comprobado que el uso de tampones puede causar en muchos casos un aumento del dolor menstrual, debido al esfuerzo extra que los músculos vaginales efectúan mientras se lleva puesto. Uno de los peligros más importantes es el SST o Síndrome de Shock Tóxico, una enfermedad bacteriana originada porque el tampón, además del flujo menstrual, también absorbe secreciones necesarias cuya función es mantener equilibrado el pH de las paredes vaginales; y esa sequedad puede ocasionar, al mismo tiempo, laceraciones microscópicas al extraer el tampón, lo cual facilita la propagación bacteriana.

Asimismo, ambos métodos pueden contener sustancias dañinas para la salud, como por ejemplo aquellas que suelen ser utilizadas para blanquear el algodón, como el cloro. Sin embargo, la silicona quirúrgica con la que se produce la copa menstrual no contiene materiales nocivos para el organismo.

Cómoda y segura

La copa menstrual es totalmente segura y cómoda, y puede usarse mientras se practica cualquier actividad, incluidas nadar y dormir. No se nota ni se siente y, además, si se conoce la fecha del periodo, puede colocarse antes de comenzar a tener flujo.

Gracias a su diseño, la copa queda fija sin moverse, evitando problemas de derrame.

Por otra parte, posee una capacidad suficiente para recoger, aproximadamente, una tercera parte del flujo menstrual que se origina durante un periodo completo, aunque depende de cada caso.

Facilita el día a día porque, al poder llevarla hasta 12 horas seguidas sin necesidad de vaciarla, no es preciso estar pendiente del tiempo para ir a cambiarse, ni cargar con compresas o tampones todo el día. 

Económica

El uso de la copa menstrual conlleva un ahorro importante, ya que su precio medio ronda entre los 20 y 30€, y tiene una duración de 5 a 10 años. Si se realiza un cálculo de este dato con respecto a la inversión económica que suele realizar una mujer durante ese periodo de tiempo en compresas y tampones, nos encontramos con una diferencia económica considerable. Por ello, el coste de la copa menstrual se amortiza en unos pocos meses.

Ecológica

Por si todas las razones citadas no fueran suficientes, el uso de la copa menstrual cuida el medioambiente, porque se reduce la cantidad de desechos y del deterioro que produce la fabricación de compresas y tampones.

¿Sabías que los tampones y compresas generan toneladas de desechos cada año? Y por si esto fuera poco, la mayoría suele terminar en vertederos y alcantarillas.

Además, éstos pueden producir contaminación bacteriana, fundamentalmente en los baños públicos, pues no siempre se dispone de contenedores especiales para ellos.

Asimismo, para la producción de compresas y tampones se usa cloro, que puede generar dioxinas, las cuales son tóxicas. Por no mencionar la ingente cantidad de papel y plástico que se utiliza para sus embalajes y que luego va también a la basura.

Deja un comentario