¿Crees que te cepillas bien los dientes?

Errores al cepillarse los dientes

Lavarnos los dientes suele ser una de esas cosas que solemos hacer, sin saberlo, de forma incorrecta. ¿Sabías que hay que hacerlo de arriba abajo y no de derecha a izquierda? ¿Y que el momento más importante para hacerlo es antes de acostarse?

Desgraciadamente, la salud bucodental es la asignatura pendiente de muchos. No obstante, no basta con lavarnos los dientes, hay que hacerlo bien. A este respecto, solemos cometer más errores de los que creemos. Ahí van algunos consejos que quizás desconocías.

¡Sin apretar!

¿Eres de los que deja el cepillo de dientes irreconocible tras apenas una semana? Deja de apretar con tanto ímpetu, tus dientes no se lo merecen (y tu cepillo tampoco), o de lo contrario conseguirás dañarlos a ellos y a tus encías. Cepíllalos de forma suave y lenta, haciendo hincapié en la parte interior de los dientes y sin olvidar las encías, y con movimientos circulares o de arriba abajo, no de derecha a izquierda. La lengua también es una parte importante: arrastra las bacterias causantes del mal aliento cepillándola desde atrás hacia adelante.

Deja pasar media hora

Seguro que a ti también te han inculcado desde pequeño que había que lavarse los dientes después de cada comida, pero, ¿sabías que hay que esperar unos 30 minutos? La explicación reside en el ácido de los alimentos y bebidas que tomamos, capaz de desmineralizar nuestros dientes y hacerlos más vulnerables frente a las caries. Cuando nos cepillamos los dientes seguidamente, lo que conseguimos es extender dicho ácido por la boca, incrementando de este modo su efecto y duración. Deja pasar media hora, es el tiempo que la saliva necesita para bajar por sí sola el nivel de acidez de tu boca.

Come queso

Masticar chicle no es la única opción para proteger nuestros dientes tras acabar de comer, el queso también resulta beneficioso, ya que no sólo es una gran fuente de calcio, sino que además favorece la producción de saliva, que provoca una bajada de los niveles de ácido en los dientes. Los chicles sin azúcar son otra buena alternativa: sacan las bacterias escondidas entre los dientes y, además de producir saliva, ayudan a evitar las caries. Y si contienen xilitol mejor, porque este sustituto de la sacarosa, además de endulzar, reduce las bacterias perjudiciales de la boca.

Dedícale dos minutos

¿Qué son dos minutos de tu vida a cambio de una sonrisa cuidada? No hace falta más, es el tiempo necesario y recomendado para llegar a cada rincón. Merece la pena, ¡tienen que durarnos toda una vida!

Deja un comentario