El “whatsappitis” y otras dolencias de la era tecnológica

El whatsappitis y otros males de la era tecnológica

Los avances tecnológicos han sido creados para facilitar nuestro día a día y hacer nuestra vida más práctica y cómoda, ¿o no? La tecnología no siempre mejora nuestra calidad de vida, un excesivo o mal uso de ésta puede volverse en nuestra contra y perjudicarnos. Analizamos algunas de las patologías o dolencias de nuestra época.

Tecnoestrés

El apremiante avance digital y tecnológico que “sufrimos” provoca que muchas veces sintamos nerviosismo o estrés ante los nuevos progresos que van surgiendo, que nos obligan a actualizarnos constantemente y a aprender no sólo a manejarlos, si no a convivir con ellos. Este hecho es aplicable también al tema de las redes sociales, otro tema interesante a debatir, y de cómo su omnipresencia está afectando para bien y para mal en las relaciones interpersonales.

El término Tecnoestrés proviene del libro publicado por Larry Rosen y Michelle Weil en 1997, que tiene por título dicho trastorno. Hace referencia a la adicción psicológica que el uso continuado de la tecnología puede causar, e incluye desde una necesidad imperiosa de estar conectado constantemente y adquirir las nuevas tecnologías que salen al mercado, hasta un rechazo a éstas por miedo o fobia a no saber manejarlas.

Otras de las manifestaciones de esta patología son: capacidad de manejar varios dispositivos tecnológicos al mismo tiempo, lo cual puede inducir a trastornos de memoria o de concentración; empobrecimiento  del lenguaje hablado y escrito y, por último, un uso de la tecnología durante la mayor parte del día, evitando las relaciones personales.

 “Whatsappitis”

Seguro que ya sabes cuál es la dolencia a la que se refiere este concepto: la molestia en los pulgares después de estar un buen rato whatsappeando. Los dolores o molestias en la zona del metacarpiano se producen por el tecleo abusivo de mensajes de texto. Desconecta de vez en cuando del whatsapp y llama por teléfono, seguro que más de alguno se alegra de volver a oírte.

Dolor y sobrecarga cervical

El uso de smartphones y tablets provoca que forcemos nuestro cuello hacia abajo para utilizarlos, porque generalmente mantenemos estos aparatos en nuestro regazo al utilizarlos. Esta postura puede traducirse en una tensión excesiva en el cuello y las cervicales. Para evitar esta dolencia, lo mejor es situar los dispositivos a la altura de los ojos. Aunque al principio te resulte raro o forzado, la salud de tu cuello mejorará.

Síndrome del túnel carpiano

Esta lesión se refiere a la inflamación de los tendones de la muñeca, producida por el uso continuado del ratón del ordenador. Para todos aquellos que trabajan con el ordenador suele ser una dolencia más común, que provoca una especie de hormigueo desagradable o calambre en los dedos y palma de la mano, así como dolor. Para evitarlo, es importante mantener una posición neutra de la mano y la muñeca sobre el ratón, es decir, con la mano extendida y sin doblar la muñeca; También es esencial que el teclado esté lo suficientemente bajo para que las muñecas no se doblen hacia arriba al escribir. Asimismo, debe utilizase una alfombrilla para el ratón que tenga almohadilla de gel para apoyar la muñeca.

Hombros y espalda cargados

Si trabajas sentado frente al ordenador seguro que sabes cuáles son las dolencias que esta postura suele provocar, y lo difícil que es mantener una posición correcta durante ocho horas o más, porque con el paso del tiempo la postura se va relajando y adoptamos posiciones poco saludables para la espalda, que terminan convirtiéndose en dolor de espalda y hombros. Lo que puede hacerse para contrarrestar esta situación es levantarse de la silla cada dos horas como máximo, hacer algún estiramiento y caminar un poco: ir a beber agua, al baño, a saludar a un compañero…

Las obligaciones diarias y el ritmo de vida que actualmente lleva la mayoría de la gente no permiten desconectar de los aparatos electrónicos tanto como se debería, no obstante, debe intentarse de vez en cuando y practicar los consejos citados anteriormente, para llevar una vida lo más saludable posible.

Deja un comentario